Cómo deshacerse de la celulitis

La celulitis es realmente sólo un término glorificado para la grasa – en concreto,  acumulaciones de grasa que se expanden y comprimen el tejido conectivo de la piel,  creando el famoso “queso casero” por su apariencia.

A propósito, la palabra celulitis fue creada por las industrias cosméticas francesas y no por los científicos.  La celulitis es el resultado de exceso de grasa corporal,  y como tal,  por lo general se acumula en las áreas de altas grasas de su cuerpo,  como los glúteos,  los muslos y el estómago.  Porque las mujeres suelen tener una mayor cantidad de (buena y poco saludable) grasa corporal que los hombres,  las mujeres tienden a tener una mayor incidencia de la celulitis.

 Debido a su estructura,  la celulitis puede ser más difícil de eliminar que otras formas de grasa.  Si estas teniendo dificultades para conseguir los resultados que deseas con la dieta y el ejercicio,  no te rindas.

Centrarse en lograr un cuerpo sano,  y con el tiempo comenzarás a ver menos la celulitis y más músculo.  Incluso si no puedes librarte por completo de la celulitis,  será menos notable a medida que se vuelven más tonificados y delgados.

 

Al igual que con cualquier otra grasa, la celulitis se puede reducir con una vida sana, dieta baja en grasas.

En general la celulitis se puede disminuir con una dieta baja en grasas saturadas y grasas trans – ambos son comunes en los alimentos procesados ​​y son más difíciles de procesar para el cuerpo.  Cambie los alimentos procesados ​​por frutas frescas, verduras y granos enteros.  Reduce el consumo de grasa y elige grasas “saludables” (como la carne magra o frutos secos) sobre la comida chatarra.  Limita el consumo calórico diario a una cantidad saludable para tu cuerpo y estilo de vida. Toma un multivitamínico y bebe mucha agua.

Combinar ejercicio con una dieta sana para reducir la grasa y la celulitis.

Sin ejercicio, incluso las dietas más saludables pueden mostrar resultados mínimos.  Un entrenamiento de fuerza puede ayudar a tu cuerpo,  a metabolizar los alimentos de manera más eficiente,  disminuyendo la acumulación de la celulitis y el exceso de la apariencia general de grasa en tu cuerpo.

Si no estás acostumbrada a una gran cantidad de ejercicio,  comienza despacio.  Se realista en tus expectativas y recuerda que treinta minutos al día de cualquier ejercicio hará la diferencia.

Procedimientos médicos como la liposucción se anuncian como la eliminación de la celulitis casi instantánea.

La realidad es que la grasa no puede ser nunca completamente eliminada,  sin repercusiones graves de salud.  Incluso después de la liposucción,  la grasa y la celulitis volverá y los peligros de un proceso invasivo son a menudo mucho peores que el problema de la celulitis antiestético.

Algunas personas recomiendan masajes intensos diseñados para deshacerse de la celulitis.

Estos masajes hacen presión en el tejido profundo,  dicha presión puede “igualar” o “aplanar” la celulitis.  En realidad,  la mayoría de estos masajes sólo reducen la apariencia de la celulitis causando que la piel se amplie o se “infle” de forma temporal.

Habla con un terapeuta y/o masajista profesional o médico sobre esta opción antes de intentarlo.  Aunque esto puede funcionar a corto plazo,  la celulitis regresa sin cambios significativos en su dieta y estilo de vida.  También debes tener en cuenta la intensidad del masaje para conseguir resultados aún provisionales lo más probable es que el masaje resulte muy doloroso y pueda causar incluso moretones.

 

Los tratamientos comerciales para la celulitis

 Parece que no hay fin a los tratamientos comerciales para la celulitis,  cremas para la piel,  una descarga eléctrica,  los suplementos de hierbas,  las píldoras de dieta y la cirugía estética.  Todos estos remedios para celulitis tienen una cosa en común: la promesa inmediata y de larga duración,  resultados espectaculares con poco o ningún esfuerzo. ¿Te parece demasiado bueno para ser verdad?

En realidad,  la mayoría,  si no todos,  de los tratamientos no hacen más que enviar su cuerpo a la tensión innecesaria y peligro.  Algunas cremas e inyecciones contienen ingredientes que pueden reaccionar mal con otras condiciones de salud, y la cirugía estética puede ser extremadamente dolorosa,  causar moretones,  cicatrices,  desfiguración e incluso la muerte.

Las píldoras de dieta y los suplementos no autorizados pueden ser peligrosos y causan más daño que bien a tu cuerpo. Antes de pagar por la última crema anti-celulitis comercial,  habla con tu médico acerca de las formas realistas y saludables para deshacerse de la celulitis.

¿El estrés causa celulitis?

El estrés es un factor muy importante en el desarrollo de la celulitis.

Recuerdas que las hormonas afectan a la celulitis, ¿verdad?

Así, el estrés ocasiona cantidades excesivas de la hormona catecolamina, que se ha relacionado con la apariencia de celulitis.

Las hormonas de la catecolamina son sustancias liberadas por las glándulas suprarrenales como consecuencia del estrés. Estas hormonas van a preparar el cuerpo humano para enfrentar posibles situaciones de peligro – tambien conocido como reaccion de “pelear o huir” de nuestro cuerpo. Las catecolaminas aumentan la producción de tejido graso debajo de la superficie de la piel, causando el desarrollo de la celulitis.

Básicamente, el sistema nervioso autónomo humano se divide en dos subsistemas: el simpático y parasimpático. Cuando el parasimpático se activa, el sistema nervioso simpático no está teniendo mucha influencia en nuestro cuerpo, y viceversa. Cuando el sistema nervioso parasimpático se activa, mantiene la calma y estimula el flujo sanguíneo en los órganos de la digestión.

¡Esta es la razon por la que el estrés crónico deriva en problemas de estómago!

El sistema nervioso simpático estimula el flujo sanguíneo en los músculos, acelera el ritmo cardíaco y al mismo tiempo reduce el flujo sanguíneo en los órganos digestivos. El sistema nervioso simpático es el encargado de la llamada reacción de “pelear o huir” de nuestro cuerpo. Se prepara el cuerpo para hacer frente a cualquier posible peligro. Cuando una situación de peligro ha pasado, el sistema nervioso parasimpático se activa de nuevo. Aunque esto funciona bien en el reino animal, nuestro gran cerebro humano nos mantiene constantemente preocupados y, al mismo tiempo, mantiene el sistema nervioso simpático activo.

¡La parte más divertida es que al parecer las amenazas más peligrosas para los seres humanos son las que nunca van a suceder! Mientras que más del 90 por ciento de las preocupaciones o temores de que los seres humanos tenemos nunca van a ocurrir, estos temores en cambio, mantienen el sistema nervioso simpático activo, y el estrés crónico nos va a matar prematuramente de una forma u otra

El estres mantiene el cuerpo bajo el control del sistema nervioso simpático y está directamente relacionado con la celulitis. Te sugiero que averigues la verdadera causa del estres, y tal vez sería posible realizar pequeños cambios en tu vida con el fin de eliminar la fuente de dicho estrés.

Tal vez puedes disfrutar las cosas que son buenas en tu vida, y puedes decidir no hacer caso a los problemas pequeños y triviales. Las personas y las cosas que tenemos en nuestra vida, básicamente, son neutrales. Es nuestra reacción hacia a ello, la que hace la diferencia…

Estamos catalogando las cosas en buenas o malas, sobre la base de nuestras experiencias previas o algo que hemos aprendido de la escuela o de nuestros padres.

La buena noticia es que puedes cambiar tu mente y tu percepción de las cosas. El estrés crónico no sólo es la causa de la celulitis, tambien de muchas otras enfermedades y condiciones médicas, incluyendo enfermedades cardíacas y cáncer.

Es evidente que, más del 70 por ciento de todos los problemas de salud estan relacionados con el estrés crónico.

Podemos culpar a la sociedad o quizas el presidente de la creación de condiciones de estrés, o simplemente podemos tomar nuestra vida en nuestras manos ”cambiando el chip”.

La meditación es una técnica para controlar nuestros pensamientos. La mayoría de las personas viven como zombies. Son controlados por los pensamientos generados de forma automática, en base a las señales ambientales recibidos por nuestros cinco sentidos e influenciados/interpretadas por nuestras experiencias pasadas o recuerdos de nuestra memoria. Nadie parece estar a cargo de nuestros pensamientos – o al menos no el que realmente está teniendo pensamientos. Los pensamientos (especialmente negativos) simplemente parecen ir y venir al azar. El libre albedrío es sólo una ilusión hasta que decides realmente usarlo.

Para practicar la meditación, puedes tomar clases de yoga o simplemente practicar en casa o cualquier lugar disponible. En primer lugar, necesitas encontrar un lugar o una habitación que sea adecuado para la meditación, de preferencia en algún lugar donde piedas estar sola y en silencio.

Debes evitar todas las distracciones posibles. Apaga el teléfono móvil. Yo sé que cuando se trata de meditar por primera vez, es difícil evitar los pensamientos de distracción, incluso durante unos minutos. Al principio no tiene sentido establecerse una metas dificiles, como meditar durante una hora. En su lugar, comienza con sólo cinco minutos.

Te recomiendo que utilices un reloj despertador y, en caso de que aparezca un pensamiento durante la meditación, poner el reloj de nuevo y volver a empezar hasta que puedas aclarar tu mente durante cinco minutos.

1 – Siéntate en el suelo con las piernas cruzadas. Si es posible, utiliza una superficie blanda, como un tapete de yoga o una manta.

2 – Cierra los ojos y relaja tu cuerpo.

3 – Concéntrate en tu respiración. Concéntrate en inhalar y exhalar.


¡No debes tener ningún pensamiento hasta que suene la alarma!

Te recomiendo que uses un mantra tibetano “Om Mani Padme Hum”, como un sonido de fondo. Hay una versión de 34 minutos disponible en YouTube.

Si te sientes cómoda meditando durante cinco minutos, aumenta el tiempo a diez minutos.

Aumentar el tiempo poco a poco mediante la adición de cinco minutos cada vez que te sientas cómoda. A menos que quieras ser un monje budista, no es necesario meditar durante muchas horas. Veinte minutos a una hora de meditación cada día sería genial para evitar y aliviar el estres.